Archive for the 'Espontáneos' Category

Cerrando puertas

junio 27, 2008

Me pesaban las manos.
Al fondo la puerta esperaba abierta,
la calle miraba hacia adentro. Husmeaba.
¿Podía entonces haber alguna otra alternativa?
Refrescarse- dije y mis oídos latían.

No había sol. Los autos pasaban,
se les veía más rápidos.
La puerta seguía abierta.
Adentro entre paredes y mucho aire,
un terrible eco y mucho más aire.
Levanté los libros, ¡sardinas!
Sacudí un par de polos blancos,
unos jeans arrugados,
y los eché en mi mochila.
Cómo olvidar mi cuaderno de notas
y ese lápiz mal tajado.
Mis películas –pensé.
El eco se sentía cada vez más.

“Hoy dejo el vecindario”, casi susurrando.
Volví la mirada y de nuevo la puerta,
esta vez la puerta cerrada y arriba una ventana.
Me quedé mirándola sin mucha fortuna
hasta que mi bota golpeó una piedra.
Con la mano llena alcé la mirada,
arriba esa ventana y al hombro mi mochila.

Me mudé a: http://cierraslapuertaporfuera.wordpress.com/

Anuncios

Mi viaje en “The Darjeeling Limited”

mayo 25, 2008

Entre almohadas, periódicos y controles remotos, hoy vi “The Darjeeling Limited”. Tres hermanos enfrentados y en procesos de cura emocional y luto emprenden un viaje espiritual por la India. Uno mandón, otro manso y emotivo, el tercero un “Don Juan” en proceso de maduración. Es de esas películas que te hacen mirar hacia adentro y luego hacia el lado. Al final me imaginé con mi hermano y tres hermanas; todos abrazados y vestidos de blanco alrededor de una fogata en Indonesia, recordando y celebrando con nuestras mejores sonrisas lo unida que -a pesar de todo- es nuestra familia. Algo que de todos modos tendremos que hacer.

Estas son mis cuatro escenas favoritas de la película.

Opening

El entierro

Conflictos resueltos

Closing song

Este post también lo puedes leer en: http://quentineses.wordpress.com/.

Un puerto para Carver

mayo 23, 2008

Raymond Carver caminando cerca a su casa en Port Angeles (1984).

Orilla de piedras. Castañeo. Azul y mar se confunden con horizonte y cielo. El Vancouver Ferry entre bolicheras y botes a vela. Nombres como Mary Ann o Catherine adornan proas que llegada la tarde anuncian el fin de jornadas de pesca y salmones. En tierra firme las ostras, ostiones y langostinos se sirven al vapor de cerveza; el salmón muchas veces ahumado y la carne de venado en guiso. El restaurante Cornerhouse siempre tan casual como sus asientos de vinilo. Llegando a la esquina un dispensador de The Seattle Times aguarda solitario. Con el viento de cómplice, el sonido de ferias y carruseles de caballos blancos resulta inconfundible. Tanto como la inmensidad verde del Olympic Nacional Park. Ahí, entre bosques y bayas salvajes los caminantes en la ladera del río deciden tomar un reparador té sobre el césped. Un letrero informa,“Port Angeles. Population: 18,397”. Hogar de Raymond Carver, fuente de matices pop para sus relatos y celebración eterna en sus poemas.

Con todos los dedos (y pies y rodillas) de furia

mayo 23, 2008

Hasta donde recuerdo -y dejando de lado los “apanados” de colegio- nunca golpeé a alguien en el suelo. Con mayor razón si no es la forma más civililzada de “convencer” a una persona sobre algo. Si es por simples ganas de quebrar narices o reventar riñones, para eso están las peleas de “vale todo”. No es mi ruta para solucionar diferencias en todo caso.

Pero siempre hay excepciones a la regla. Cinco excepciones que transforman la expresión de mi cara. Debo reconocer que estos personajes me convierten en un especie de verdugo en potencia. Ganas de torturalos a mi gusto nunca me faltarán. De hecho, estos individuos serían los perfectos actores para un snuff film.

– Laura Bozzo. Hablar de Alastor, Astaroth, Azazel, Belcebú, Leviatán, Lucifer, Luzbel, Satanás y demás demonios es referirse a ella.
– El presidente de Ecuador, Rafael Correa. Un mequetefre con sonrisa de aristócrata-wanna-be.
– Alberto Beingolea, el “gnomo transparente”. Su bigotito se lo arrancaría con pinzas, pelo por pelo.
– Ricardo Arjona. Merecedor de una tortura de cuatro decadas. Y más creo.
– Marcelo Ríos. Para empalarlo vivo después de varios puntazos en los pómulos.

Lo mejor de todo es que no tendría cargo de consciencia en absoluto. En cambio, me compraría una pizza para ver el video y repetirlo control en mano. Una y otra vez.

Alquimia Dance

septiembre 16, 2007

Lo que el vino, The Boys Are Back in Town de fondo y mucha alegría pueden generar en mí. Por supuesto, con mi Ipod de complice y una camerawoman preferente.

Nota: los offbeats están justificados por el efecto de las copas y el pudor.

Las corredoras

septiembre 12, 2007

Las corredoras de bienes raíces: casi siempre en pareja, con sandalias veraniegas, la cartera sobre el hombro derecho, inevitablemente con un celular (o dos) en la mano y dispuestas de todo corazón a ayudarte a conseguir lo mejor con el tono de voz más maternal que se pueda escuchar. Sin embargo, el uso que le dan al celular es diferente, como si tuviesen que atender a cada instante llamadas urgentes de personajes importantes, de clientes extranjeros con altos cargos directivos o como esperando la hora acordada para comenzar con el guión en voz alta. Y es que siempre la llamada del cliente que por casualidad, pura casualidad quiere hacer una oferta por el mismo departamento que uno está viendo (y no se dan cuenta que sólo un idiota pasaría por alto tan poca capacidad histriónica). Hasta pareciera que tuviesen un lenguaje secreto, una especie de código Navajo. Hablan en voz alta con otras “expertas” que si ella dice que no hay departamentos de ese precio en la zona que buscas, es por que no hay, hijo. Se advierten con la mirada unas a otras cuando sin querer alguna confiesa o está a punto de confesar la verdad. Pero ¿por que tanta estrategia si tan sólo quiero alquilar un departamento? digo yo.