Archive for the 'Butaca roja' Category

Mi viaje en “The Darjeeling Limited”

mayo 25, 2008

Entre almohadas, periódicos y controles remotos, hoy vi “The Darjeeling Limited”. Tres hermanos enfrentados y en procesos de cura emocional y luto emprenden un viaje espiritual por la India. Uno mandón, otro manso y emotivo, el tercero un “Don Juan” en proceso de maduración. Es de esas películas que te hacen mirar hacia adentro y luego hacia el lado. Al final me imaginé con mi hermano y tres hermanas; todos abrazados y vestidos de blanco alrededor de una fogata en Indonesia, recordando y celebrando con nuestras mejores sonrisas lo unida que -a pesar de todo- es nuestra familia. Algo que de todos modos tendremos que hacer.

Estas son mis cuatro escenas favoritas de la película.

Opening

El entierro

Conflictos resueltos

Closing song

Este post también lo puedes leer en: http://quentineses.wordpress.com/.

Estimated Time of Arrival (E.T.A.)

julio 13, 2007

estimated-time-of-arrival.jpg

La primera vez que escuché este término no fue en un aeropuerto ni esperando el aterrizaje del Challenger por la tele. Un gran amigo había escrito sobre los ingratos momentos que él y su mejor amiga de toda la vida estaban pasando justamente cada vez que se encontraban. “¡Puta madre, qué pésimo E.T.A.! Es una simple cuestión de sincronía”, decía.

Puede que sí. Sin embargo, en el fondo esa asincronía o “mal tiempo” se traduce en diferentes grados de madurez, o sencillamente en emociones turbadas por la inercia de gritos y platos rotos que usualmente nos persiguen de relaciones anteriores. Algunos nos valemos de eso y hasta nos acostumbramos a nuestra propia rutina de sufrimiento. Otras veces -más por decisión y sentimientos que por un análisis de posibles escenarios- volvemos a la carga e intentamos con una misma persona, en espacio-tiempos diferentes para obtener el mismo resultado: mal E.T.A., mal timing. Tengo algunos buenos (o malos, en realidad) ejemplos en mi vida y vaya que lo hago muy bien (aunque me sigo preguntando por qué considerando que pocas veces soy tardón). ¡Hallelujah, Leonard!, al menos hago mi mejor esfuerzo.

No se si antes de escuchar a mi amigo se me habría ocurrido asociar el término a relaciones y sentimientos. Lo cierto es que hacerlo tiene mucho sentido si lo vemos como la espera para que una tormentosa relación termine, comience una nueva fantasía (se me salió lo romanticón) o quizá recomience todo con un borrón y cuenta nueva. Y de eso trata la obra de teatro Estimated Time of Arrival producida por el Thirteenth Night Theatre Company en New York, como para profundizar la nostalgia y la escena ambivalente de amor y soledad que este término encierra.

La obra comprende cinco viñetas de un solo acto. “Double Click” trata sobre amores por Internet, específicamente sobre JDate.com; “Hang Up”, originalmente escrita para un drama de radio de la BBC, es la conversación telefónica que tiene una pareja de solteros sobre sentimientos de soledad, desconfianza, miedo y cariño; “Methinks” es el encuentro de una pareja por primera vez después de cinco años de haber roto; “Split Part One”, escrita en 1980 y según leí la pieza mejor lograda de las cinco, muestra de manera inteligente los resentimientos que se pueden construir en una larga relación mal llevada y la forma en que pequeñas cosas pueden gatillar grandes peleas; por último “The Man Who Didn’t Own a Hatshop” es el encuentro de dos extraños en un café, quienes flirtean en base a mentiras.

Desde hace unos años que mi E.T.A. con las mujeres que me cruzo o salgo no ha sido de los mejores. En un principio fue más por mis propios rollos que por otra cosa, ahora parece ser al revés. En fin.

Lo que me deja tranquilo es que a pesar de todo no sería la primera vez que tome un vuelo retrasado.

Maratón

mayo 30, 2007

Finalmente llegó el día, y creo haberme preparado lo suficiente. Ya no hay vuelta atrás. Tres meses a dieta televisiva restringida (sin Cable ni señal abierta), sólo algunos episodios de LOST y Heroes en DVD y unos tantos conciertos repetidos hasta el cansancio (de mis vecinos porque a mí me siguen fascinando). Tiempo promedio diario frente al televisor en los últimos meses: menos de 15 minutos.

Hoy la distancia será bastante más larga: siete películas en DVD sin parar (gracias Isa por el préstamo). Mis proviciones serán dos almohadas, un edredón, dos controles remotos (TV y DVD), una taza de té o café y algún acompañamiento dulce (¿tres leches?).

El recorrido a continuación:   

– La Mala Educación (2004). 
– Walk the Line (2005).
– Thank You for Smoking (2005).
– Scoop (2006).
– Little Children (2006).
– Notes on a Scandal (2006).
– Hannibal Rising (2007).

No se por cuál empezar. Lo cierto es que ya es hora de largar.

Los veo en la meta.

Eternal Contact

abril 14, 2007

Lo primero que me dijeron en Estados Unidos antes de usar el metro por mí mismo fue “evita el eye contact”. Las razones no vienen al caso, pero tienen que ver con las largas secuelas de la diferencia entre razas en norteamérica. Fue una sensación rara, como castrar mi ilusión de responder a la mirada de mi vida, a la mujer de mi vida, al amor de mi vida.

Si algo disfruto en lugares con mucha gente es ver, dejar que las imágenes describan por sí solas las vidas de los demás. Responder a la mirada de una mujer sentada a cinco metros de mí, es como encender un romance que con seguridad durará algunos minutos. ¿Por qué no pensar en que podría durar más, mucho más? Entonces, por qué evitar siempre el eye contact si junto a una sonrisa tímida puede ser el inicio de un eterno resplandor.

Eternal Sunshine of The Spotless Mind es una de mis películas favoritas, no sólo por el trato de los recuerdos y la relación amor-desamor, si no también por algunos detalles minuciosos notables, esos que también le gustan a Tarantino. El comienzo de Eternal… aprovecha algunos detalles cotidianos, como los encuentros frecuentes con una misma persona en diferentes lugares, el eye contact en en estaciones y trenes, y principalmente la ilusión de romance que el interior de un tren puede deparar.

Beck es quien canta el tema principal del soundtrack, Everybody’s Got to Learn Sometime, cover de la versión original de The Korgis, escrita por James Warren. Una razón más para disfrutar esta original película, listada Top 250 en la Internet Movie Database (IMDb).

Everybody’s Got to Learn Sometime

Change your heart
Look around you
Change your heart
It will astound you
I need your lovin’
Like the sunshine

Everybody’s gotta learn sometime
Everybody’s gotta learn sometime
Everybody’s gotta learn sometime

Change your heart
Look around you
Change your heart
Will astound you
I need your lovin’
Like the sunshine

Everybody’s gotta learn sometime
Everybody’s gotta learn sometime
Everybody’s gotta learn sometime

I need your lovin’
Like the sunshine

Everybody’s gotta learn sometime
Everybody’s gotta learn sometime

Everybody’s gotta learn sometime
Everybody’s gotta learn sometime
Everybody’s gotta learn sometime

Everybody’s gotta learn sometime
Everybody’s gotta learn sometime
Everybody’s gotta learn sometime

Por Beck (versión original de The Korgis)

Este post también puedes leerlo en Quentineses.

My Melody

abril 8, 2007

Hoy actualicé mi blog sobre cine, Quentineses, con un post sobre la película que marcó mi infancia (y mi vida), especialmente con respecto al amor y el desamor.

Aquí el link:

http://quentineses.wordpress.com/2007/04/08/my-melody/

Quentineses

marzo 11, 2007

tarantino.png

Ver películas y leer novelas son dos de mis mayores pasiones. Es una especie de culto a la creatividad durante mis tiempos libres. Formas de expresión que no sólo me entretienen, también me ayudan a fantasear de manera verosímil. Es como experimentar momentos en otras épocas, en realidades parelelas. Por eso puedo permanecer despierto hasta las dos o tres de la madrugada con el DVD player como principal aliado.

“Cuando Tarantino llega a su casa de noche, después de una doble función nocturna, a veces entra solo al cine que se ha construído allí y mira una tercera película. Luego, a las tres de la madrugada, cuando está extenuado y casi a punto de quedarse dormido, se pone a ver una cuarta. Son películas de las que nadie, excepto él, ha oído hablar” (Larissa MacFarquhar).

En Quentineses, mi nuevo blog sobre cine y televisión, no pretendo distinguir las películas buenas de las malas. Sencillamente, trato acerca de lo que me parece interesante. Desde lo que Tarantino llama hangout movies hasta las películas más consagradas, pasando por las poco comerciales que confirman su calidad con el recuerdo de los amantes del culto cinematográfico, y no necesariemente con un Oscar o un Emmy.