Archive for mayo, 2008

Mi viaje en “The Darjeeling Limited”

mayo 25, 2008

Entre almohadas, periódicos y controles remotos, hoy vi “The Darjeeling Limited”. Tres hermanos enfrentados y en procesos de cura emocional y luto emprenden un viaje espiritual por la India. Uno mandón, otro manso y emotivo, el tercero un “Don Juan” en proceso de maduración. Es de esas películas que te hacen mirar hacia adentro y luego hacia el lado. Al final me imaginé con mi hermano y tres hermanas; todos abrazados y vestidos de blanco alrededor de una fogata en Indonesia, recordando y celebrando con nuestras mejores sonrisas lo unida que -a pesar de todo- es nuestra familia. Algo que de todos modos tendremos que hacer.

Estas son mis cuatro escenas favoritas de la película.

Opening

El entierro

Conflictos resueltos

Closing song

Este post también lo puedes leer en: http://quentineses.wordpress.com/.

Anuncios

Un puerto para Carver

mayo 23, 2008

Raymond Carver caminando cerca a su casa en Port Angeles (1984).

Orilla de piedras. Castañeo. Azul y mar se confunden con horizonte y cielo. El Vancouver Ferry entre bolicheras y botes a vela. Nombres como Mary Ann o Catherine adornan proas que llegada la tarde anuncian el fin de jornadas de pesca y salmones. En tierra firme las ostras, ostiones y langostinos se sirven al vapor de cerveza; el salmón muchas veces ahumado y la carne de venado en guiso. El restaurante Cornerhouse siempre tan casual como sus asientos de vinilo. Llegando a la esquina un dispensador de The Seattle Times aguarda solitario. Con el viento de cómplice, el sonido de ferias y carruseles de caballos blancos resulta inconfundible. Tanto como la inmensidad verde del Olympic Nacional Park. Ahí, entre bosques y bayas salvajes los caminantes en la ladera del río deciden tomar un reparador té sobre el césped. Un letrero informa,“Port Angeles. Population: 18,397”. Hogar de Raymond Carver, fuente de matices pop para sus relatos y celebración eterna en sus poemas.

Con todos los dedos (y pies y rodillas) de furia

mayo 23, 2008

Hasta donde recuerdo -y dejando de lado los “apanados” de colegio- nunca golpeé a alguien en el suelo. Con mayor razón si no es la forma más civililzada de “convencer” a una persona sobre algo. Si es por simples ganas de quebrar narices o reventar riñones, para eso están las peleas de “vale todo”. No es mi ruta para solucionar diferencias en todo caso.

Pero siempre hay excepciones a la regla. Cinco excepciones que transforman la expresión de mi cara. Debo reconocer que estos personajes me convierten en un especie de verdugo en potencia. Ganas de torturalos a mi gusto nunca me faltarán. De hecho, estos individuos serían los perfectos actores para un snuff film.

– Laura Bozzo. Hablar de Alastor, Astaroth, Azazel, Belcebú, Leviatán, Lucifer, Luzbel, Satanás y demás demonios es referirse a ella.
– El presidente de Ecuador, Rafael Correa. Un mequetefre con sonrisa de aristócrata-wanna-be.
– Alberto Beingolea, el “gnomo transparente”. Su bigotito se lo arrancaría con pinzas, pelo por pelo.
– Ricardo Arjona. Merecedor de una tortura de cuatro decadas. Y más creo.
– Marcelo Ríos. Para empalarlo vivo después de varios puntazos en los pómulos.

Lo mejor de todo es que no tendría cargo de consciencia en absoluto. En cambio, me compraría una pizza para ver el video y repetirlo control en mano. Una y otra vez.