Archive for julio, 2007

Canon rock

julio 28, 2007

Un prodigio de la guitarra.

Sin palabras.

Es fácil ser un superhéroe (pero no en Lima)

julio 22, 2007

superheroe.jpg

De chico me pregunté por qué los héroes y superhombres nacían o se formaban siempre en el hemisferio norte. Hace unos días me llegaron las dos primeras revistas de mi suscripción a Mental Floss, con lo que creo finalmente encontré a mi favorita y pude entender el por qué de mi interrogante. Uno de sus artículos trata sobre lo fácil que sería convertirse en superhéroe en nada menos que cinco pasos (al menos en Estados Unidos). Comencé a leerlo y me pareció una broma, luego me di cuenta de que la información era 100% verídica.

Paso 1: Brazos superbiónicos. Conocida como la “Operación de Tommy John”, la reconstrucción del ligamento colateral medial del codo consiste en implantar un injerto fibroso para aumentar la estabilidad del brazo durante el movimiento. En 1974, luego de una fuerte lesión, el beisbolista Tommy John estaba condenado a colgar los guantes; sin embargo su persistencia hizo que el Dr. Frank Jobe le propusiera una solución que a la postre le permitió seguir en carrera por 14 años más. Hoy en día, 1 de cada 9 pitchers de la Major League ha sido sometido a esta operación, la que les permite aumentar la velocidad de sus lanzamientos entre 12 y 14 kilometros por hora. Esperemos que ningún doctor se haga rico sometiendo a nuestros huelguistas y “choligangs” a esta operación. Ahí si, ni el Chapulín Colorado nos salva.

Paso 2: Cuerpo elástico. Es posible aumentar la flexibilidad del cuerpo con inyecciones de hialuronano. En 1934, un oftalmólogo de la Universidad de Columbia descubrió que había una sustancia en los globos oculares de las vacas que ayudaban a que mantengan su forma gracias a su elevado grado de viscosidad. Su uso en seres humanos no llegó hasta 1972. En la actualidad se usa para evitar cicatrices post-operatorias o para reducir las arrugas faciales. No es difícil pensar que el Hombre Plástico de los 4 Fantásticos haya sido adicto al hialuronano para mantenerse joven y terminar siendo lo que es.

Paso 3: Superoídos. Incrementar la capacidad auditiva a niveles supernaturales fue el tema de la exhibición “Future of Hearing” en Londres, en la que se presentaron muchos dispositivos de tecnología avanzada. Uno de ellos, Mimicking fish, es un diminuto aparato que usado en la oreja graba los últimos 10 segundos de cualquier conversación y los reproduce al pasar la mano al lado del oído. Mi papá estaría feliz con esto; al menos podría seguir nuestras conversaciones en la mesa.

Paso 4: Terapia de genes super poderosos. En 1998, H. Lee Sweeney de la Universidad de Pennsylvania presentó un estudio sobre como los músculos de un ratón podían ser potenciados a través de la genética. Su idea era aplicar la ciencia para tratar personas con desordenes genéticos. Sin embargo, quienes tocaron su puerta fueron atletas, fisicoculturistas, corredores, y hasta un equipo entero de fútbol americano. El truco estaba en inflitrar un virus para luego desarrollar genéticamente células que puedan sobreponerse al mismo. Suena simple, pero es mucho más complicado de lo que parece. Pensar en un mutante con capacidad de autosanarse me recuerda que todavía tengo varios episodios pendientes de la primera temporada de Heroes.

Paso 5: Implantes en el cerebro. Una compañía americana, Cyberkinetics Neurotechnology Systems, probó exitosamente un implante computarizado del tamaño de una aspirina, el BGNIS (Brain-Gate Neural Interface System). El aparato, que se implanta en la parte del cerebro que controla los movimientos, está siendo empleado para mejorar la vida de parapléjicos o personas inmovilizadas. Con este dispositivo pueden encender y apagar luces, leer emails, ajustar sus camas, entre otras cosas. Me pregunto si el BGNIS podría solucionar mi obsesión compulsiva de dar media vuelta con el auto para asegurarme de que cerré la puerta del garage al salir.

Después de hacer un recorrido mental a nuestra Lima, no es difícil imaginar por qué no hay superhéroes salvándonos de algún crimen o peligro inminente. Usualmente todo superhéroe está expuesto a un nivel de avance tecnológico que en Lima ni siquiera soñamos tener de acá a veinte años. No tenemos plantas nucleares, ni laboratorios de aceleradores de electrones, menos centros de estudios alienígenas. A lo mucho podemos aspirar a un Hulk mitad hombre mitad lechuga hidropónica (y claro, sería verde también) o a un Transformer construido con combis parchadas y varios Volkswagen escarabajo de los sesentas.

Si a eso le sumamos todas las cosas insoportables a las que estamos expuestos en el día a día -la pendejada criolla, la falta de civismo, el tráfico agresivo-, es fácil deducir la cantidad de superhéroes buscando trabajo en Lima.

Estimated Time of Arrival (E.T.A.)

julio 13, 2007

estimated-time-of-arrival.jpg

La primera vez que escuché este término no fue en un aeropuerto ni esperando el aterrizaje del Challenger por la tele. Un gran amigo había escrito sobre los ingratos momentos que él y su mejor amiga de toda la vida estaban pasando justamente cada vez que se encontraban. “¡Puta madre, qué pésimo E.T.A.! Es una simple cuestión de sincronía”, decía.

Puede que sí. Sin embargo, en el fondo esa asincronía o “mal tiempo” se traduce en diferentes grados de madurez, o sencillamente en emociones turbadas por la inercia de gritos y platos rotos que usualmente nos persiguen de relaciones anteriores. Algunos nos valemos de eso y hasta nos acostumbramos a nuestra propia rutina de sufrimiento. Otras veces -más por decisión y sentimientos que por un análisis de posibles escenarios- volvemos a la carga e intentamos con una misma persona, en espacio-tiempos diferentes para obtener el mismo resultado: mal E.T.A., mal timing. Tengo algunos buenos (o malos, en realidad) ejemplos en mi vida y vaya que lo hago muy bien (aunque me sigo preguntando por qué considerando que pocas veces soy tardón). ¡Hallelujah, Leonard!, al menos hago mi mejor esfuerzo.

No se si antes de escuchar a mi amigo se me habría ocurrido asociar el término a relaciones y sentimientos. Lo cierto es que hacerlo tiene mucho sentido si lo vemos como la espera para que una tormentosa relación termine, comience una nueva fantasía (se me salió lo romanticón) o quizá recomience todo con un borrón y cuenta nueva. Y de eso trata la obra de teatro Estimated Time of Arrival producida por el Thirteenth Night Theatre Company en New York, como para profundizar la nostalgia y la escena ambivalente de amor y soledad que este término encierra.

La obra comprende cinco viñetas de un solo acto. “Double Click” trata sobre amores por Internet, específicamente sobre JDate.com; “Hang Up”, originalmente escrita para un drama de radio de la BBC, es la conversación telefónica que tiene una pareja de solteros sobre sentimientos de soledad, desconfianza, miedo y cariño; “Methinks” es el encuentro de una pareja por primera vez después de cinco años de haber roto; “Split Part One”, escrita en 1980 y según leí la pieza mejor lograda de las cinco, muestra de manera inteligente los resentimientos que se pueden construir en una larga relación mal llevada y la forma en que pequeñas cosas pueden gatillar grandes peleas; por último “The Man Who Didn’t Own a Hatshop” es el encuentro de dos extraños en un café, quienes flirtean en base a mentiras.

Desde hace unos años que mi E.T.A. con las mujeres que me cruzo o salgo no ha sido de los mejores. En un principio fue más por mis propios rollos que por otra cosa, ahora parece ser al revés. En fin.

Lo que me deja tranquilo es que a pesar de todo no sería la primera vez que tome un vuelo retrasado.