Paseando con Marjane

mayo 23, 2007

persepolis.jpg

Hace unos días, una persona muy especial me prestó cuatro libros que hoy considero de lectura obligatoria por su valor humano y relación con nuestra realidad. Se trata de la serie Persépolis de Marjane Satrapi, escritora iraní que luego de estudiar Bellas Artes y vivir en Viena y París, decide incursionar en la narrativa a través del comic.

Persépolis es la historia real -y muy cruda por cierto- de cómo “Marji” de diez años vive el fin a cincuenta años de reinado del Sháh de Persia para comenzar a ser testigo del régimen fundamentalista de una república islámica. La historia habla de su vida burguesa en época del Sháh, de su buena educación familiar y académica, de Marx y Bakunin, de las invasiones que sufrieron a lo largo de su historia, del fundamentalismo islámico, de la constante represión a la mujer, de los velos negros que debían usar sobre la cabeza, de torturas y desaparecidos, de la Guerra con Iraq, de muerte, mucha muerte.

Evidentemente no es una obra para niños, pero al leerla recordé con imaginación e inquietud infantil la época que vivimos en Perú entre mediados de los ochenta y principios de los noventa. Hasta hoy tengo muchas preguntas sin respuesta. Por eso, haber vivido la represión que nos impuso el terrorismo – en términos de seguridad- y sentido los miradas extranjeras estereotipantes son cosas que me acercaron mucho a la visión de Satrapi. El paseo por esta serie (la versión en español es de Editorial Norma) ayuda a entender que no importa lo rico en historia o recursos que pueda ser un país, igual todo se puede echar a perder con ideas radicales o mera estupidez fundamentalista.

Y eso nunca hay que olvidarlo.

Anuncios

4 comentarios to “Paseando con Marjane”

  1. peregrino Says:

    Totalmente de acuerdo, no debemos olvidar la cantidad innecesaria de muerte y pobreza causada por quienes quieren imponer sus ideas desde el extremo de un fusil.

    Debemos recordar siempre a cada uno de los que no están, no con afán de no crecer sino con la idea de que no olvidemos lo mucho que costo la precaria estabilidad en la que se mueve nuestro país.

    Una cosa es la tolerancia a las ideas y otras es dejar pasar la violencia llevada a la práctica de las mismas.

    Nos leemos.

  2. alfredo Says:

    la estupidez fundamentalista deberia de estar penada internacionalmente

    no habia escuchado de ese libro

  3. nadha Says:

    Estupendo comentario.
    un saludo

  4. shysh Says:

    Hola, te estaba leyendo y me encontré con esta entrada. Te diré que estuve recientemente en Francia y he visto que en los cines proyectan una película dirigida por Marjane sobre sus cómics Persépolis. A lo mejor tenemos suerte y la proyectan en nuestros lugares. Un saludo desde Barcelona.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: