44744143009652238257XXXX

marzo 6, 2007

beachroundstones.jpg

Como quien recuerda su propia fecha de nacimiento. Qué cosa más normal que saber el día exacto en que uno nació, porque es algo que se aprende desde chico -con cariño o por obligación- sin saber que es la huella dactilar que ya dejamos en el tiempo. Ni siquiera sabemos que los años siguen nuestra huella y que por momentos llegan para arrebatar nuestras memorias con el látigo del olvido. Sin embargo, hay momentos de los cuales recordamos más la forma que el tiempo, sencillamente porque esas veces recordamos más que con la mente.

Nuestro nacimiento. El primer beso. El primer día de colegio. La primera fiesta. Muchas primeras veces.

Esa noche tuve un reto, lo propuse yo. “Puedo acordarme todos los números telefónicos que quieras”, dije. Los dos primeros los escribí en el plano que aparece sobre la frente alerta al ataque del látigo. Un número más no marcaría la diferencia, sin embargo hasta ese momento, ¡había ya tanto que recordar! Decidí no arriesgar, dejando de lado los cuatro digitos finales del tercer número que me dió. Lo demás valía más la atención.

Playa bañada de luna, castañuelas de silicio sobre el suelo. El poste vigilante apoya su luz amarilla sobre el muro. Ella en cuclillas volteó; le pedí que se levante. El primer abrazo fue bastante, el resto más que una primera vez. Para recordarlo sin mesura.  

Nunca creyó que fue mi decisión. Hasta ahora, ella sigue pensando que las cervezas me impidieron que memorizara por completo el tercer número.

Anuncios

7 comentarios to “44744143009652238257XXXX”

  1. darling Says:

    Te confesaré que sólo recuerdo la fecha de mi primer día en el mundo… No tengo idea de las de mi primer día de colegio (aunque recuerdo la de la universidad, bueno, está más reciente), ni la de mi primer beso, ni la de la primera vez que hice el amor…

    Prefiero recordar las últimas veces de esos últimos dos acontecimientos 🙂

  2. 4474144 Says:

    Error en el segundo número 3300 695 22 83 y no “38” el tercero ya era pedir demasiado…
    Estoy absolutamente sorprendida, más aún con este artículo. Mmm, creo que uno recuerda lo que quiere recordar, aunque dicen por ahí… “Lo que no logra convertirse en recuerdo, nunca fue”

  3. Angélica Says:

    Ahora que tocas el tema de la memoria vuelvo a recordar que por mis antecedentes es posible que en el futuro sufra de Alzheimer. Sufro de lagunas o algo así! Soy pésima para las fechas, números, nombres, caras, momentos, etc. Por eso me asombra tu poder de memorización.

  4. Alquimista Says:

    Darling: es cierto lo que dices, pero yo más que a fechas me refiero a el contendio de esos momentos.

    4474144: me temo que no hay error alguno, linda. Cambié el orden de los números a propósito, por respeto a la privacidad de los involucrados. Con respecto a lo demás, no comments. 😉

    Angélica: todavía tienes tiempo para hacerle frente al alemán ese. Dicen que jugar Sudoku ayuda a mejorar la memoria.

  5. Colombiana Caleña Says:

    Ups!!!

  6. peregrino Says:

    Mmmmm prefiero el olvido selectivo que el recuerdo total.

    Nos leemos.


  7. Recuerdo lo mejor mas que las primeras veces. Nada mas.

    Slaudos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: